Bitcoin: un paseo por la montaña rusa

En casa hay un desordenado cuarto que se puede considerar mi oficina. Dicho espacio ha sido la fuente que ha dado luz a grandes proyectos, incluido este blog. Hace unos años, la escena recordaba al laboratorio de un científico loco. El ruido era intolerable. El calor, indiferente al viento generado por el constante uso del aire acondicionado. Tres computadoras operaban las 24 horas al 100% de su capacidad. El consumo eléctrico era excesivo. El polvo se impregnaba en sus inútiles ventiladores. ¿La razón? Se llevaba a cabo una operación de minería de Bitcoin.

La familia me veía con esa cara de resignación a la que ya estoy acostumbrado. Los amigos creían que estaba loco. ¿Creando una moneda digital con esas máquinas? ¿Qué valor puede tener eso? En el año 2013 poca gente sabía de su existencia y explicarlo era una misión difícil. Pero yo estaba convencido de que me volvería rico. Me burlaría de todos desde mi yate mientras daba un sorbo a mi margarita en medio del Mediterráneo.

Debo aclarar que no estaba solo. Dos amigos me siguieron en la locura. Hicimos una sociedad. Cada quién compró una computadora y tres tarjetas gráficas para cada una. Yo hospedé dichas unidades en mi “oficina”, las eché a andar. La operación de minería de Bitcoin* empezaba de manera oficial. . .

Bitcoin: la divisa  de moda

Mina de BTC
Uno de los tres equipos usados en el proyecto de minería

Empiezo con una aclaración: este artículo NO es parte de la serie de finanzas personales del blog. El Bitcoin es una divisa digital muy interesante, respaldada por una tecnología revolucionaria. Como instrumento financiero es también muy interesante. Pero lo que tiene de interesante lo tiene de volátil. Se recomienda cautela y una buena dosis de sangre fría.

La primera vez que leí sobre el Bitcoin fue en el año 2011. Entonces se trataba de un proyecto nuevo. Un nicho muy estrecho del que muy pocos hablaban. La mayor parte de la información se encontraba en foros de Internet. Por ello, mis amigos creían que finalmente me había vuelto loco cuando les hablaba del tema con entusiasmo.

Hoy las cosas son diferentes. La prensa popular abarca el tema día con día. Junto a un artículo pronosticando el valor del Bitcoin a 100,000 dólares hay uno anunciando la inminente explosión de la burbuja que llevará su valor a cero. Hay historias de millonarios creados de la noche a la mañana. También hay advertencias sobre un gran fraude, o sobre el peligro de invertir en algo que no tiene un valor intrínseco.

¿Lo tiene?

Yo pienso que sí. Y doy las siguientes razones:

  • El máximo número de monedas creadas está limitado a veintiún millones: 20,999,999.9769 para ser exactos. Esto crea escasez, lo que a su vez genera valor.
  • Mucha gente lo está comprando como instrumento financiero o especulativo.
  • Otros lo usan como divisa para vender y comprar, que es su meta original.
  • No depende de una autoridad central. Esto le da transparencia. Todas las transacciones realizadas están a disposición del público.
  • Varios países lo han aceptado oficialmente como divisa.

Habrá que sentarnos a ver cómo se dan las cosas para ver si los puntos anteriores son acertados.

Una cadena de bloques

Lo más interesante del Bitcoin es la tecnología que lo respalda: la cadena de bloques **. Esta fue creada por Satoshi Nakamoto, el anónimo y escurridizo creador de la hoy famosa divisa.

Sin entrar en detalles técnicos, la cadena de bloques es una base de datos distribuida. Consiste en bloques cifrados que una vez creados no se pueden modificar ni revisar. Así es posible almacenar, transmitir y confirmar los datos contenidos: las transacciones, en el caso del Bitcoin.

Algo importante es que esta tecnología fue creada como software de código abierto. La ventaja de esto es que su uso no está limitado al Bitcoin o a sus “clones” los altcoins. También es útil para aplicaciones en las que la presencia de una autoridad central no es recomendable o posible. Algunos ejemplos: contratos, elecciones presidenciales, instrumentos financieros, (acciones, bonos, créditos).

Dólar
Hoy se necesitan casi 20,000 de estos para comprar un Bitcoin. Hace casi 7 años uno solo bastaba. ¿Qué pasará mañana?

¿Debo apostar toda mi fortuna en Bitcoin?

Parafraseo a Warren Buffett:

‘Ten miedo cuando todos los demás sean codiciosos; sé codicioso cuando todos los demás tengan miedo’

En el siglo 17 en Holanda hubo gran euforia por el comercio de tulipanes. Toda la gente se volvió experta en el tema. Muchos invirtieron todo su dinero en ese negocio. El gran volumen de compras aumentó su valor de manera exorbitante. Todos pensaban que el precio subiría constantemente, hasta que dejó de hacerlo. La burbuja explotó dejando a mucha gente con un montón de tulipanes que no valían nada.

Si cambiamos la palabra tulipán por el término Bitcoin las historias tienen similitudes estremecedoras. El precio sube constantemente y todos de repente son expertos en el tema. Tal vez va siendo tiempo de hacer caso a las sabias palabras de nuestro amigo Warren.

Leí hace poco que hay gente que hipoteca su casa para comprar Bitcoin. Una estrategia arriesgada, por usar una palabra decente. Si bien es cierto que, como expliqué arriba, hay razones para pensar que el Bitcoin tiene un valor intrínseco, también es muy posible que se esté repitiendo la historia de los tulipanes.

¿Cuánto invierto, entonces?

Este es el blog de Alejandro. Alejandro es aburrido: pierde peso en ocho meses y no en 2 semanas. Le toma tiempo empezar a correr, trata de vivir por debajo de sus recursos  y libre de deudas mientras ahorra para tener un colchón de seguridad. Lo que le sobra, lo invierte de la manera más monótona y a largo plazo. Dicho lo anterior, mi respuesta será aburrida:

No recomiendo invertir más del 5 por ciento de los ahorros en instrumentos volátiles y de alto riesgo. Otorgar los adjetivos anteriores al Bitcoin es quedarse corto.

Las leyes económicas más básicas nos dicen que al incrementar el riesgo se pueden obtener mayores ganancias… o pérdidas. Si fuera posible invertir una minúscula porción de los ahorros, o un ingreso pasivo pequeño en Bitcoin, la idea entonces no resulta tan descabellada. Exponerse a la posibilidad de una ganancia exorbitante sin que la pérdida sea dolorosa es posible si se hace de manera inteligente.

No es mi intención en este artículo explicar cómo se pueden comprar Bitcoins, ya sea por compra o minería. Esto se los dejo de tarea a los lectores. Mi objetivo es solo tocar la superficie de un tema muy amplio.

El futuro

lentes
¿Alguien conoce algún instrumento para ver el futuro?

Lo único que sabemos del futuro es que es impredecible. Por ello un plan B es básico. Y tenerlo no garantiza que nos enfrentemos a las inevitables eventualidades que surgirán. Por ello, si alguien me pregunta qué pienso del futuro del Bitcoin, me quedaré con la mirada al vacío.

No sé quién tendrá la razón. Los optimistas predicen su crecimiento hasta niveles inimaginables. Los pesimistas ven una burbuja a punto de explotar. Tal vez combinando ambas tendencias es posible hacer un análisis realista. De esta manera, cualquier decisión se basará en el sentido común.

Se me ocurren algunas preguntas interesantes con respecto al futuro:

  1. ¿A dónde llegará el precio?
  2. ¿Explotará la burbuja nuevamente?
  3. ¿Si invierto ahora estoy llegando tarde al juego?
  4. ¿Es momento de vender, o hay que esperar?
  5. ¿Es la cadena de bloques una tecnología que va a cambiar al mundo como lo hizo el Internet hace unos años?
  6. ¿Se trata de algo descabellado y hay gente pagando casi 20,000 dólares por algo que no tiene valor?
  7. ¿O son los casi 20,000 dólares una ganga comparado a lo que viene después?

Sólo hay una respuesta que puedo ofrecer ante tan interesantes preguntas:

  • No sé.

Bitcoin: un paseo por la montaña rusa

tazas cayendo
Poner la casa en Bitcoin debe ser una idea bien equilibrada.

En aquellos lejanos días a principios de 2011, el precio del Bitcoin (BTC) era de aproximadamente uno por dólar de Estados Unidos (USD). Meses antes, el valor era de solo 0.08 USD. Después de eso hubo subidas y bajadas que lo llevaron hasta 1,200 USD a finales de 2013.

Fue entonces cuando parecía que la burbuja había estallado: el BTC cayó estrepitosamente estancándose en aproximadamente 200 USD por mucho tiempo. ¿Se había alcanzado un valor realista?

Entonces llegó el 2017. En enero el precio superó los mil dólares nuevamente. La burbuja se anunciaba constantemente. Pero pasó algo raro: el precio ha subido sin parar. En el momento en que escribo esto se puede obtener un Bitcoin por 18,145.74 USD. Hace un par de semanas se rompió por un instante la barrera de los 20,000.

Los tres párrafos anteriores explican mi decisión del título de esta entrada.

Conclusión

Estamos frente a una montaña rusa. Si lo que presenciamos es una burbuja, lo sabremos muy pronto. Si no es así, puede que seamos testigos de algo grande. De cualquier modo, independientemente de lo que le pase al Bitcoin, la cadena de bloques es una tecnología que llegó para quedarse.

El tiempo dirá si en el futuro este artículo será uno de tantos que se dejó llevar por la moda del momento. O tal vez estas palabras quedarán inmortalizadas por la llegada de una revolución tecnológica. ¿Tendrá el teclado de las computadoras del futuro el símbolo del BTC arriba del número 4?

Bitcoin logo
¿Será que la B cruzada reemplazará al $ en mi computadora?
. . . Las máquinas trabajaban un grado por debajo del punto de ebullición de sus componentes. La operación de minería de Bitcoins se volvía difícil por el crecimiento de los bloques. Por ello lo que obteníamos eran “altcoins” (Litecoin, Dogecoin, Darkcoin, hoy Dash), que cambiábamos por Bitcoin en línea.

 

Como resultado de tanto esfuerzo obtuvimos una pequeña fracción de un Bitcoin, que a su vez fue dividida en tres. Ha sobrevivido las crisis del pasado y ahora enfrenta valientemente el incierto futuro. Creo que la margarita a bordo de mi yate en el Mediterráneo tendrá que esperar un poco más. Sigo siendo optimista.

Notas

* El término minería de Bitcoin, explicado de manera simplista, se refiere a un método en el que se usan tarjetas gráficas de computadoras para resolver problemas criptográficos. La computadora que resuelva este problema genera un bloque y recibe como premio una “moneda” digital.

** Del inglés “Blockchain”: una tecnología muy interesante que en mi opinión sobrevivirá incluso si el Bitcoin desaparece. Pienso que de ahí saldrán aplicaciones muy interesantes y hasta ahora inimaginables.

10 respuestas a “
Bitcoin: un paseo por la montaña rusa

  1. Pues bien… has puesto el dedo en la llaga. Creo firmemente que el bitcoin es algo muy parecido a los tulipanes, a las pirámides o, incluso, a las tan de moda “flores de la abundancia”. Una cadena estructurada para que algunos ganen y muchos otros pierdan.

    Hace unos días tuve conocimiento de un grupo de inversionistas que comprarían un número de bitcoins y además harían minería para obtener mas: Las ventajas de la operación son claras: al no depender de un banco centralizado, estos recursos no son fiscalizables; al no ser fiscalizables, los recursos pueden provenir de cualquier fuente, incluida, por supuesto, la delincuencia organizada.

    Así, supongamos que un grupo de terroristas desea “lavar” sus activos: invierte en Bitcoins, y paga una cantidad alta por ellos… obviamente, al existir mas demanda, los bitcoins suben de precio. ¿Que hace el grupo terrorista? Pues espera un poco y, de repente, “capitaliza” la inversión… Vende todos sus bitcoins, los cambia por monedas reales y evidentemente, la oferta supera a la demanda y el precio baja, aunque ellos “limpian”su dinero. Imagínate que ocurriría si todos los grupos con dineros provenientes de actividades ilícitas de repente vendieran… el valor del bitcoin sería algo así como nada.

    El grupo que te platico, que es un grupo de inversionistas serios, decidió no invertir, una vez revisado el soporte real de esta moneda. Todas las monedas en el mundo tienen – o al menos deberían tener – un soporte real: la plata, el oro, el riesgo país, las actividades comerciales, etc.; así, por ejemplo el Euro, al estar amparado por economías tan sólidas como las europeas, vale mas que el peso Cubano, por ejemplo.

    ¿Que respalda el bitcoin? Pues un grupo de “mineros” que tienen unas computadoras haciendo cálculos. Esto me recuerda a un negocio en donde entró mi mamá y unas tías en los que “compraban” un kit en donde hacían bolitas de arena mezcladas con leche. Supuestamente, las bolitas se usaban para cosméticos, y entonces los compradores hacían las bolitas y se las vendían a la empresa que les había, originalmente, vendido el kit, con un superávit. Pronto, miles de personas vendieron coches y casas para fabricar “bolitas”. ¿Que ocurrió? Un día la empresa desapareció sin dejar rastro, y llevándose el dinero… las bolitas las dejaron jajajaja.

    Así, el Bitcoin me parece respaldado por nada… ¿por tecnología? hoy me parece que si hay algo barato es la tecnología… Algo caro son las bases de datos que genera la tecnología, pero, por lo que entiendo, el respaldo de la moneda son cientos de miles de códigos que se usan para darle valor a la propia moneda. Esto es, a mis ojos, tanto como si para validar un billete de 100 pesos mexicanos se requiriera un sistema que cuesta 1000 por cada billete que se revisa; simplemente no me queda claro.

    Y como bien dices: Si tienes dudas mejor ser cauteloso. Yo no tengo bitcoins en mi poder, pero, si tuviera uno, ya lo hubiera vendido; no vaya a ser que aparezca el Chapo, los colombianos, ISIS o algún testigo de Jehová incluso y venda todos sus bitcoins y… el gozo al pozo.

    Abrazo!!

  2. ¡Gracias!

    Muy interesante tu comentario.

    Creo que el Bitcoin no es un instrumento tan amigable para el crimen organizado como se cree, al menos no más que el dinero en efectivo. La razón es que todas las transacciones son públicas y es posible seguir su rastro. De esa manera ha habido algunos arrestos importantes.

    Como dices, tal vez no sea más valioso que las bolitas de arena mezcladas con leche, o que los tulipanes. El tiempo lo dirá, porque en la economía todo tiende al equilibrio y las burbujas revientan sin piedad.

    A la tecnología del Blockchain habrá que ponerle atención. Creo que es una aportación importante que puede tener aplicaciones muy interesantes.

    Por lo pronto me quedaré con la tercera parte de mi porción de un BTC como experimento, al fin que no tengo nada que perder.

    ¡Un abrazo!

  3. Soy muy ignorante en el tema. Se me hace muy difícil aunque está muy bien explicado. La teoría de Juan Manuel es algo escalofriante. Como dices, mucho cuidado y suerte. Te felicito por tu variedad de temas y la claridad de cómo los expresas.

  4. Un tema interesante y complicado.
    Está muy bueno el artículo y muy bien escrito.
    Para mí, el riesgo es un poco demasiado alto. Pero a mayor riesgo, mayor ganancia, si la hay.
    Lo razonable, pienso, es lo que dices, invertir una parte marginal de los ahorros y a ver qué pasa.
    Porque también, a fin de cuentas, el mundo es de los aventados, ¿o no?

  5. Este artículo es una muy buena explicación de lo que es (o no es) el BTC. Aparte de eso, yo soy de los que mantienen que no hay ningún valor tangible atrás del BTC y, por ende, el futuro más lógico es que todo reviente y que dentro de 200 años el ejemplo de los tulipanes haya sido desplazado por el del BTC.
    Te felicito por un buen artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *