Pensando más allá de la norma

En la familia ha habido modas pasajeras. Una de ellas es el armado de rompecabezas en equipo. Me gustó mientras duró porque se crea un ambiente positivo. Cada pequeño triunfo, como encontrar una pieza, se celebraba con la frase “me cubrí de gloria”. Resultaba muy alentado cuando se encontraban partes muy difíciles como agua o cielo, esas se resuelven pensando más allá de lo acostumbrado.

Hace poco más de un año nos reunimos todos para armar un complicado rompecabezas de 2,000 piezas. Un paisaje de una de mis ciudades favoritas: Fráncfort. Técnicamente hablando, era una combinación de edificios muy fáciles rodeados de calles. Lo complicado era arriba y abajo: el cielo del atardecer y las aguas del río Main. Pero poco a poco nos cubríamos de gloria. La imagen iba tomando forma lentamente. La solución de tan fotográfico acertijo se empezaba a ver al alcance de las manos.

Entonces sucedió: cada miembro de la familia fue perdiendo interés, uno por uno. Al final quedé yo solo, sacando fuerzas de flaqueza, buscando soluciones cada vez más creativas a los retos que se complicaban conforme iban quedando las partes más difíciles por armar. Entonces llegó mi eterna enemiga. La inconclusa obra quedó ahí, sobre una mesa, como un monumento a la desidia. . .

caja pequeña
No nos quedemos encerrados en la caja

Origen dudoso pero con un gran significado

El artículo de hoy se basa en una frase que he encontrado frecuentemente en libros y textos en inglés. Traducida literalmente no suena bien: “pensar afuera de la caja *.” Pasé mucho tiempo buscando una frase que sonara bien. El servicio de traducción de Google me dio una clave: “pensar más allá”, aunque todavía se me hizo ambigua. “Salir de la caja” debe hacerse pensando más allá de la norma. Por ello decidí agregarle esta última parte.

¿Por qué digo que su origen es dudoso? Es una de esas frases diseñadas en el ambiente corporativo y que se ponen de moda. A veces se usa sin pensar en su verdadero significado. Algunos la dicen para sentirse más importantes o inteligentes. Suena como si uno tuviera habilidades fuera de lo normal.

¿Y por qué con un gran significado? Es una frase poderosa. Da esperanza cuando parece que no la hay. Ayuda a encontrar soluciones a problemas** que parecen imposibles. El cerebro trabaja más y nos vuelve analíticos. A pesar del cliché que genera su uso, es de gran ayuda cuando estamos a punto de darnos por vencidos.

Un ejemplo

Por segunda vez en la historia del blog me dispongo a contar una historia muy interesante, investigo un poco y me doy cuenta de que es una leyenda urbana. La primera fue sobre un poema que se atribuye erróneamente a Borges. El relato de hoy, se dice, le sucedió al físico Niels Bohr cuando era estudiante en la Universidad de Copenhague. No es así. Es una historia popularizada por un diseñador de exámenes llamado Alexander Calandra:

Búho
Pensando más allá de lo convencional para decidir el atuendo navideño.

Se le hizo un examen a un estudiante. Lo llamaré Niels, para que suene más interesante. Una de las peguntas era:

¿Cómo se puede medir la altura de un edificio usando un barómetro?

La respuesta esperada por el profesor era:

Calculando la diferencia de presión del barómetro entre la azotea y el nivel de calle.

Nuestro mítico y urbano héroe, en lugar, dijo algo diferente:

Tirando el barómetro desde la azotea y tomando el tiempo que tarda en llegar al piso.

La respuesta fue calificada como incorrecta. El joven Niels no estuvo de acuerdo. Hizo una protesta oficial que terminó en una junta con el comité universitario. Le hicieron la misma pregunta.

Sus respuestas fueron:

  • Tirando el barómetro desde la azotea y tomando el tiempo que tarda en llegar al piso.
  • Amarrando una cuerda al barómetro, bajarlo desde la azotea hasta el nivel de la calle y medir la cuerda.
  • Comparando el tamaño de la sombra del barómetro con el de la sombra del edificio.
  • Midiendo el barómetro, usarlo como medida de longitud y medir el edificio con él.
  • Regalando el barómetro al portero del edificio y a cambio preguntarle cuánto mide el edificio.
  • Calculando la diferencia de presión del barómetro entre la parte superior e inferior del edificio.

El estudiante estaba pensando más allá de lo obvio. Esto lo llevó a encontrar soluciones diferentes, creativas y afuera de la norma.

¿Cómo anda el bloguero al respecto?

A veces me cuesta trabajo encontrar solución a situaciones que a otros se les facilitan. Creo que mis procesos mentales en la resolución de problemas son innecesariamente complicados. Considero que pensar más allá de lo convencional me ayudaría a encontrar soluciones sencillas a problemas complejos.

El asunto no mejora cuando busco solucionar problemas complicados. Se me dificulta “salirme de la caja”. Leo dicha frase casi todos los días. Sé que cuando enfrentamos situaciones difíciles es necesario buscar la solución por otro lado. Sin embargo, me cuesta trabajo ver las cosas desde otro punto de vista, cambiar la perspectiva.

Pensando más allá de la norma

basurero
A veces hay que seguir la norma. Otras hay que salir de ella

En todas las disciplinas se necesitan personas creativas (afuera del cubo) y personas ejecutoras (adentro del cubo). Los últimos dan forma, de manera eficiente, a las ideas de los primeros. Es un equilibrio necesario para que los procesos y la sociedad funcionen correctamente.

Pero en lo individual, independientemente de nuestra función en la sociedad, es necesario hacer un esfuerzo extraordinario. Debemos buscar las soluciones a los problemas donde menos las esperamos. Para los que como a mí se nos complica esto, he compilado una lista de ejercicios mentales:

  1. Leer y escribir diariamente: agudiza la agilidad mental.
  2. Escribir 10 ideas al día: ayuda a pensar con claridad y rapidez.
  3. Pensar positivamente:  abre la mente. El pensamiento negativo, la cierra.
  4. Analizar constantemente la situación: ver la posible solución desde diferentes perspectivas.
  5. Saber escuchar: puede que otros ya hayan solucionado exitosamente algo similar.
  6. Aprender temas nuevos: más conocimiento ayuda a encontrar soluciones creativas.
  7. Aprender de gente inteligente: ellos piensan más allá de la norma.
  8. Preguntar: si se nos cerró la mente, alguien con cabeza despejada puede ayudar.
  9. Salir de la zona de confort: allá afuera todo se ve de manera diferente.
  10. Copiar las ideas de otros:  un pequeño plagio no tiene nada de malo.

Conclusión

Pensando más allá de la norma es posible incrementar la creatividad y la productividad. La solución de problemas es rápida y deja más tiempo para otras actividades. Por experiencia sé que no es fácil, pero vale la pena hacer un esfuerzo para lograrlo. Una solución factible y realista es ejercitar la mente con los métodos mencionados arriba y con otros más, por supuesto.

. . . Un día esperábamos visitas. Normalmente la cocina es el espacio habitual de reunión familiar, pero en este caso era imprescindible mover el rompecabezas, eterno huésped en la mesa del comedor. Esta sería usada para el evento que estaba ya en el horizonte.

Pensando más allá de la norma, encontramos una solución para mover el rompecabezas dejándolo intacto. Pusimos una base dura debajo del mantel, mismo que doblamos encima del rompecabezas.

¿Por qué tanto lío? Favor de continuar leyendo

A mí me tocó la difícil tarea de transportarlo a un cuarto arriba. Sudando y ante la penetrante mirada de 6 ojos que seguían cada uno de mis pasos, lo logré. Pasado el compromiso, el rompecabezas regresaría a su lugar habitual. Entonces sí todo estaría listo para cubrirnos de gloria.

¿Recuerdan a Nieve, la gata que llegó a nosotros para alegrar a la familia? No contábamos con una eventualidad: lo tiró y lo destruyó. Ella nada más jugaba, por supuesto. Ahora hay un plan B: empezar de nuevo. No: mejor el plan C y olvidarlo todo.

gata
Yo no fui

Notas:

* La frase original en inglés es “thinking outside the box”.

** En este caso, “solución de problemas” no se refiere únicamente a aspectos negativos. También a problemas creativos, como por ejemplo a la mejora personal, laboral, financiera, etc.

Es la entrada número 50 del blog… y parece que fue ayer.

8 comentarios en “
Pensando más allá de la norma

  1. Salirse del cuadro, así es como yo conozco la expresión.
    ¡Y ayuda! A veces los problemas diarios me absorben y me impiden ver la pantalla completa. Pero si me tomo el tiempo de ver un poco las cosas desde otra perspectiva, encuentro buenas soluciones. O me doy cuenta de que lo que parecía tan difícil, en realidad no lo es tanto.
    O a veces lo mejor es olvidarlo y dejarlo, como lo mostró la sabía Nieve con el rompecabezas.
    ¡Felicidades por tus 50 artículos! Es un placer leerte cada semana.

  2. Muy buenas recomendaciones para pensar fuera de la caja , para mi cosa que a veces es algo difícil , así que a poner en práctica algunas de estas recomendaciones saludos

  3. Felicitaciones por al artículo número 50. Son muchos y todos muy buenos. Trataré de “salirme del cuadro” de vez en cuando.
    Gran solución encontró Nieve al rompecabezas jeje.

  4. Un artículo muy interesante principalmente porque cubre muchas cosas, desde la famosa caja hasta Nieve pasando por el eompecabezas (antes de Nieve). El artículo también hace reflexionar de manera poco frecuente, desde el barómetro hasta los ejercicios mentales; por cierto, entre éstos yo pondría jugar ajedrez. Felicitaciones por los cincuenta artículos del blog, muy buenos todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *