La peculiar relación entre el estrés y el caos

La semana pasada fue una semana de mucho estrés. Muchos pendientes que por desidia no había podido cumplir. Y muchos aún no han sido solucionados. Pero por alguna razón me siento tranquilo. Gracias a la peculiar relación entre el estrés y el caos veo que tal vez no estoy tan mal. Cumplí con algunos de los pendientes y eso me dio algo de tranquilidad. Otros siguen sin solucionarse. Ya habrá tiempo.

Los que me conocen bien me ven como alguien que vive bajo gran cantidad de estrés. Por supuesto también conocen el caos de mi vida. Saben que hay gran cantidad de eventos caóticos o desordenados que debo solucionar pronto. Sin embargo, creo que la peculiar relación entre el estrés y el caos me ayuda a mantener un equilibrio sano. Ahora, si me preguntan mi opinión al respecto, diré que ni tengo mucho estrés, ni mi vida es tan caótica como parece.

anuncio con bicicleta, peatón, perro y patos
Es posible en algunas ocasiones ordenar un sistema que de otra manera podría ser caótico. Esto reduce el estrés.

Un gran defecto mío es que dejo los pendientes para el último momento. Aunque no parezca, esto ha tenido resultados positivos en algunas ocasiones. También me ha creado un estrés innecesario y ha creado una vida un tanto caótica. He funcionado así durante muchos años y me había sentido orgulloso de ello. Hace un par de años me di cuenta de que también hay que implementar sistemas yde  que algunas cosas se pueden hacer siguiendo un cierto orden. Me he propuesto encontrar el equilibrio. Un poco de orden en la vida no está mal. Pero tampoco hay que ser perfectos.

Definitivamente el estrés ha bajado y el caos ha estado bajo control. No pienso cambiar del todo. La improvisación me ha ayudado  a encontrar soluciones creativas. Por otro lado, el orden también me ha ayudado a aprovechar el tiempo y los recursos. Lo que debo buscar es en equilibrio entre ambos sistemas.

Hay mucho que hacer para mejorar y entender la peculiar relación entre el estrés y el caos. Esto me va a ayudar a hacer las cosas bajo la cantidad necesaria de estrés y en un sistema de sano caos. Para poder entender esto, me tengo que adentrar en ambos conceptos y analizarlos uno por uno.

Qué entiendo por estrés

La definición que encuentro en el diccionario de la lengua española no me da gran esperanza. Dice que el estrés puede originar reacciones psicosomáticas o trastornos psicológicos a veces graves. No se ve muy bien el panorama. Buena razón para evitar el estrés cuando sea posible. La solución es dejar de tener problemas imaginarios. Para que sea así hay que dejar de preocuparse por cosas sin importancia o que están fuera de nuestro control.

Lo que esto me enseña es a guardar el estrés para los momentos realmente estresantes. Hay que vivir tranquilos, sin grandes preocupaciones, y estar listos para reaccionar bajo estrés en momentos extremos: cuando la supervivencia o el bienestar en general se encuentren bajo amenaza.

La conclusión que saco de este punto es que el estrés es a veces la solución adecuada. En la mayoría de los casos, sin embargo, nos paraliza. Por ello y por los trastornos que pudiera ocasionar, hay que guardarlo para los casos en que su uso se vuelve absolutamente necesario.

Mi concepto del caos

Aquí la definición de caos me gusta más. Por un lado dice que es confusión y desorden. Por otro, menciona el caos anterior a la creación del universo. En física y matemáticas le da una característica errática e impredecible. Todo esto le da un toque misterioso e interesante.

¿Será que la confusión y el desorden pueden canalizarse y convertirse en algo bueno? Las características erráticas e impredecibles le dan un toque místico. Parece que aquí puedo sacar algo de provecho. Esto me agrada; parece ser que mi vida no está tan perdida como pensé.

Me doy cuenta de que el caos en realidad tiene cierto orden. En mi caso particular, podría parecer que dejo las cosas desacomodadas y que en realidad soy un desastre. Sin embargo, mi desorden tiene algo de lógica y dentro de él encuentro las cosas con facilidad. Entiendo mi propio caos.

“Confusión y desorden”; “errática e impredecible”: conceptos que usados de manera correcta se pueden canalizar de manera positiva.

De este punto saco una conclusión contradictoria: el caos puede llevar al orden. Se puede usar para que la vida sea más sencilla. El resultado de esto puede ser la reducción del estrés. Y esto creo que explica…

La peculiar relación entre el estrés y el caos

tráfico
El tráfico es una de esas ocasiones en las que el estrés y el caos conviven de manera armoniosa

La acumulación de caos causa estrés. Este a su vez puede causar más desorden. Esta situación puede generar que uno alimente al otro de manera negativa en un ciclo infinito. De esta manera se corre el peligro de que la vida se salga de nuestro control.

Por otro lado, entendiendo los aspectos positivos de ambos, es posible mantener la situación bajo control y de nuestro lado. Así, en un estado de “caos ordenado” es posible reducir el estrés.

En los siguientes diez puntos trato por igual ambos conceptos. Espero que este ejercicio me ayude a entender mejor la peculiar relación entre el estrés y el caos.

  1. Hay que guardar el estrés para los momentos realmente estresantes.
  2. Idealmente hay que estar tranquilo y relajado la mayor parte del tiempo. Así se facilita ver las cosas desde una perspectiva amplia y abierta.
  3. Debemos atacar y solucionar los aspectos de la vida que nos brindan estrés de manera constante.
  4. Las decisiones tomadas bajo estrés son precipitadas y probablemente incorrectas.
  5. Al estar relajados nos vemos a nosotros mismos desde afuera. Esto incrementa la posibilidad de encontrar soluciones acertadas.
  6. Un caos “controlado” puede traer orden a la vida.
  7. La mejor forma de controlar el caos es simplificando. Una vida sencilla es más fácil de controlar.
  8. El caos fue el principio del Universo. La mecánica cuántica está basada en el caos. Usemos este caos para buscar el orden.
  9. Dentro de un sistema caótico se puede encontrar mucha información. La tarea,entonces, debería ser darle orden a esa información.
  10. Canalizar el caos puede hacer que un sistema desordenado cambie de manera positiva.
cables desordenados
¿Será que es posible sacar algo bueno de un sistema caótico?

Conclusión

Debemos buscar un equilibrio entre una vida ordenada y tranquila con una en que haya emoción, desorden y caos. El estrés se debe minimizar, pero también hay veces en que nos hace operar de manera eficiente.

Algunas veces hay que dejar simplemente que la vida fluya. Otras veces necesitamos imponer sistemas estrictos. La importancia de entender la peculiar relación entre el estrés y el caos radica en encontrar un equilibrio entre ambos para mejorar en todos los aspectos.

Mi opinión es que en una vida sin caos y sin una cantidad sana de estrés se pierde algo. No habrá sabor ni aventura. Nos acostumbraremos a la ausencia del cambio. Nos conformaremos con las cosas tal y como están en el momento. No intentaremos mejorar día con día. Habrá miedos e inseguridades.

Sin embargo, con la dosis adecuada de estrés y caos se puede obtener una visión más amplia. Aumenta la experiencia para resolver problemas con facilidad. De esta manera es más fácil obtener información y tener mejores opciones.

En lo que a mi respecta, prometo ser a la vez más ordenado y tranquilo. El haber escrito este artículo me ayudó a entender la peculiar relación entre el estrés y el caos. Espero que el aprendizaje obtenido al escribir todo esto sea también transmitido a mis amables lectores.

8 comentarios en “
La peculiar relación entre el estrés y el caos

  1. Yo pienso que un poco de caos puede ser la pimienta de la vida. Lo malo es, como dices, cuando se nos pasa la mano y terminamos todos estresados.
    ¡A buscar ese equilibrio!
    Muy buen artículo y muy original el tema.

  2. Interesante artículo Ale!!!!
    Es muy cierto lo bueno que pueden llegar a ser ambos si se juntan y como pueden ser malos por separados, a menos que se tenga la capacidad de poderles manejar, sin caer en el contrario.

    Un abrazo!!

  3. Muy original y acertado tu artículo. Mi desorden (caos) solamente me produce estrés cuando alguien quiere componerlo , algo frecuente. Aunque parezca contradictorio, tengo “orden” en mi desorden y me altera que lo alteren.

  4. Muy interesante este artículo que tiene tintes psicológicos y filosóficos debidamente enfocados a mejorar la vida, Me gustaron mucho también los “diez puntos. Felicitaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *