Unas valiosas horas para dormir

Hoy recibí el nuevo día despierto, lo cual no es poco común. El jet lag me tenía confundido. No sabía si era de mañana, tarde o noche. Lo único en mi mente era mi cama. Necesitaba de unas valiosas horas para dormir. Se acercaba el gran momento. Pero por un momento me sentía todavía muy lejos de ellas. El tiempo pasaba lentamente. Estaba alerta pero cansado. No hay plazo que no se cumpla. La hora llegó finalmente.

Me encontraba al final de una larga jornada que comenzó del otro lado del mundo. Estaba listo para descansar, pero todavía había algunos obstáculos: manejar a la casa era uno de ellos. Además había recibido una amenaza: llevar a los niños a la escuela. Me rebelé y me negué rotundamente. Tenía que dormir.

cama
No veo la hora de aventarme a la cama

Tras librar aquellos difíciles obstáculos, el esperado momento era una realidad. Pero había dudas. ¿Cómo le haría para no despertar a media mañana? Ir a la cama a las 7 de la mañana no es natural. Algunas veces es imposible dormir a esas horas a pesar del cansancio. Mi meta era dormir 6 horas.

Para incrementar mis posibilidades de éxito decidí desayunar. Se acercaban unas valiosas horas para dormir. No dejaría que el hambre las interrumpiera. Desgraciadamente la cafetera está en la cocina. Sin darme cuenta, me encontraba ya frente a un rico café espresso. Cuando llegué a la cama esperaba no haber tomado una pésima decisión. Traté de cerrar los ojos. . .

Mi cariñosa relación con el sueño

Confieso con orgullo que me gusta dormir. La hora de ir a la cama es uno de los momentos más esperados del día. Y sé que es lo correcto. Si duermo bien, al día siguiente estaré listo para enfrentar lo que me ponga la vida. Unas merecidas horas de sueño recuperan mis músculos de los esfuerzos del ejercicio del día anterior.

Pero no siempre es así. En mi trabajo, situaciones como la que describí al principio son comunes. No siempre es posible aprovechar unas valiosas horas para dormir. Por otro lado, esto me ha hecho valorar la importancia del sueño, hasta el punto de dedicarle un artículo en mi blog.

Me gusta mucho dormir, pero el inevitable paso del tiempo hace que esto sea cada vez más difícil. Recuerdo aquellos tiempos en que caía dormido en cualquier lugar y a cualquier hora. Antes de una larga noche, podía dormir como bebé durante todo el día. Esto me llevaba a una velada corta y agradable.

Mi caso no está perdido, pero no soy el mismo de antes. Me cuesta dormir en el día y las noches en vela se me hacen cada vez más difíciles. Supongo que la situación no mejorará, pero seguiré luchando incansablemente.

Consecuencias de dormir como se debe

Unas valiosas horas para dormir son más importantes que todos los pendientes del día. Lo malo es que ir a dormir es lo último que pasa en el día y es fácil irlo demorando.

Siempre hay algo que hacer, perfeccionar o consumar. Los proyectos y las obligaciones nos llenan el día. Cuando al fin hay tiempo de descansar, la televisión o la escritura de blogs son las elecciones preferidas. ¿Qué pasó con la importancia de dormir bien? Se nos olvida. Creemos que dormir unas pocas horas es suficiente.

noche
A dormir bien en la noche…

El sueño es un asunto que merece más seriedad. Las horas no dormidas no se pueden recuperar. Si ayer dormí 5 horas, perdí 3 horas de sueño para siempre. Ni durmiendo 11 horas mañana me voy a poner al día. El objetivo a seguir es dormir entre 8 y 9 horas. Ni más, ni menos.

No es recomendable jugar con el ritmo circadiano. Respetarlo garantiza la salud física y mental. Hay que planear el día. Unas valiosas horas para dormir deben de ser parte de este plan. Si hay que reducir las obligaciones, que así sea.

Recomendaciones

Soy un simple mortal. Mis consejos vienen sin póliza de garantía. Pero según mi experiencia, hay algunos buenos hábitos relativos al sueño. Seguirlos pueden mejorar la calidad de vida.

1.- Dormir de 8 a 9 horas

No siempre es posible, pero lo intento. Antes pensaba que dormir 12 horas era bueno, pero no es así. Ahora pongo mi despertador 8 o 9 horas después de que me meto a la cama y me siento fresco al día siguiente.

2.- Siestas cortas

Si me da sueño en el día, me tomo una siesta de entre 15 y 20 minutos. Esto me permite descansar sin entrar en un sueño profundo. Es suficiente para recargar energías y se puede repetir varias veces.

3.- Dormir cuando estoy cansado

Si estoy muy cansado, me duermo sin importar los pendientes que haya dejado. Los resolveré al día siguiente. Por el momento, hay una prioridad mayor.

groenlandia
… Para un buen amanecer al día siguiente.

4.- Planeación

Si no soy realista, las tareas que me pongo se irán acumulando. Mi ida a la cama se demorará y esto traerá repercusiones al día siguiente. Un poco de planeación al inicio del día puede hacer una gran diferencia.

5.- Darle al sueño el valor que merece

Dormir no es de flojos. Es necesario y nuestra salud depende de ello. No somos valientes si nos desvelamos. No somos héroes de nada. Hay que cambiar esa mentalidad.

Unas valiosas horas para dormir

Lo anterior no siempre es posible. Mi trabajo me ha dado muchas satisfacciones pero también noches en vela. He visto hermosos amaneceres, eso sí. Pero dormir en la cama de uno no tiene precio.

Sé que mis constantes desveladas causan estragos en mi cuerpo y en mi mente. Esas horas ya nunca las podré recuperar. Por ahora esto no está bajo control. Lo que está en mis manos es aprovechar el sueño cuando pueda.

Como de costumbre, algunas veces no cumplo lo que pregono. Estoy escribiendo este artículo más tarde de lo que debería. El sueño, la desidia y una tarde agradable me demoraron. Espero terminar rápido para dormir como merezco.

Conclusión

señor riendo
Si dormimos bien hoy, mañana nos estaremos riendo de lo que nos mande el día

Tengo sueño en este momento. Los días que siguen a esas noches en vela son difíciles. En este momento veo la luz al final del túnel. Solo queda terminar el artículo, editarlo, buscar fotografías adecuadas, publicarlo y anunciarlo en las redes sociales. Nada más.

. . . Traté de cerrar los ojos. Tenía miedo de que el café me impidiera dormir. Eso estaba pensando cuando sentí ganas de ir al baño. Me paré y eran las 10 de la mañana. Pasaron más de tres horas y ni lo noté. Regresé con miedo de no conciliar el sueño. Cuando abrí los ojos era la una de la tarde. Pude dormir como bebé.

A pesar de eso, estuve atarantado todo el día. Ya me quiero ir a dormir. Toda la noche y sin interrupciones. Hoy voy sin miedo al insomnio porque sé que voy a descansar como merezco.

 

10 comentarios en “
Unas valiosas horas para dormir

  1. Es muy pesado tu trabajo, sobre todo cuando, después de soportar tantos cambios de horarios, aparece el temido jet lag. Dormir como se debe es necesario. Te lo dice quien sufre de insomnio desde la niñez. Creo que, afortunadamente, eso no te ocurre a ti. Ánimo y buenos sueños.

  2. Definitivamente , el daño que el cuerpo sufre por no dormir es irreparable, secuelas vienen con la edad, hipertension edad etc.
    Hay que darle al cuerpo aunque sea un poco despues de una jonada irregular de sueño , es mucho mas dificil conciliar el sueño en un cuerpo fatigado.

  3. Como compañero tuyo de profesión y empresa me siento totalmente identificado y uno de los motivos por los que ya me he planteado el irme al vuelo regional y diurno es precisamente conciliar el sueño (a parte de mi vida personal).
    En esto del sueño cada persona es un mundo, si yo me echo una siesta de 15 minutos ya no pego ojo esa noche.
    También creo que es inherente a la edad dormir cada vez menos y peor cuando lo lógico es que fuera al revés.
    En cuanto a la planificación, no sería la primera vez que lo intento y me quedo en vela… hay veces que es mejor coger el sueño cuando llega y aprovechar el momento aunque no sea lo adecuado, más vale pájaro en mano…😜
    Un abrazo.

    1. Muy cierto, Juanse.

      Cada cabeza es un mundo. Lo que a unos funciona a otros no necesariamente.

      Creo que es muy cierto lo que dices: hay que aprovechar y dormir en cuanto llegue el sueño.

      ¡Gracias!

  4. Qué pena que no sea posible volver a aquellos tiempos en que te quedabas dormido en cualquier lugar y a cualquier hora.
    Tus consejos son buenos, sobre todo el de la planeación. Por otra parte, puedo asegurar que con la edad se duerme más que en la juventud, claro, con la edad extrema, je je

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *