El jet lag y cómo contrarrestarlo

Concluía un viaje de aventuras y visitas a recuerdos del pasado. El valiente viajero se sentaba cómodamente en el avión que lo regresaría a su lugar de residencia: 14 horas y media nada más. Después de eso, estaría otra vez instalado en la habitual rutina. Solo un obstáculo se interponía entre su objetivo y la realidad: el jet lag.

Pero esta estaba dispuesto a eliminarlo fácilmente. Al principio trató de ajustar su horario con varios días de anticipación. No fue tan fácil como pensó. La experiencia le había enseñado a tener un plan B a la mano, y lo tenía. El enemigo quedaría eliminado en el vuelo de regreso.

Ruta Australia
En los viajes largos se reflejan fielmente los efectos del jet lag

Cerraría los ojos al primer movimiento del avión. Reía secretamente. Se burlaba ya de su enemigo. Antes de aterrizar en casa, el jet lag sería cosa del pasado. En su destino tendría la habilidad de llevar a cabo las actividades normales sin dar muestras de cansancio.

Despegó el avión. Cerró los ojos. No contaba con la presencia de otro enemigo que no había anticipado. . .

¿Se permiten los anglicismos en el blog?

Una de las reglas que me auto-impuse para escribir mis artículos es la de escribir todo en español. ¿Por qué uso un término en inglés? Por dos razones:

  1. Encontré que la traducción al español de jet lag, es jet lag. Al igual que en mi uso pasado de la palabra “software“, aceptaré esta fácil salida del problema.
  2. Los otros términos con los que se le conoce son complicados. Los lectores que lleguen a este artículo buscando una solución a su problema, huirían despavoridos a otros blogs. Otras formas de nombrar este fenómeno son:
  • Síndrome del cambio rápido de zona horaria.
  • Síndrome transoceánico: no tan complicado, pero ¿qué tal si se cruzó todo Rusia, o China y no un océano?
  • Descompensación horaria: no creo que alguien ponga este término en su buscador.
  • Disritmia circadiana: ¿Perdón?
  • Síndrome de los husos horarios: no tan mal, pero el título del artículo sería:

El síndrome de los husos horarios y cómo contrarrestarlo.

Dado lo anterior y porque en mi blog escribo lo que quiero, daré por hecho que el jet lag es aceptado en el idioma español. Al menos eso espero.

reflejo avión
A veces en los aeropuertos ya no se sabe si es de día o de noche

El jet lag según Alejandro

Hay un buen artículo que describe el problema, y ofrece algunas soluciones. La versión en inglés se extiende un poco más. Pero a Alejandro le gusta experimentar. Por ello, he decidido ignorarlos y buscar la justicia por mi propia mano.

Mi experiencia con el jet lag se remonta ya a varios años. Y siempre ha sido una lucha difícil. Tardo días y hasta semanas en contrarrestarlo. Y la verdad, es horrible. Muero de sueño durante el día y abro los ojos como un búho en la noche.

El jet lag no solo afecta el sueño. Los horarios de comidas también se ven afectados. Algunas veces, después de haber conciliado finalmente el sueño, despierto muerto de hambre y después no puedo dormir. A la hora de comer, en cambio, no se me antoja nada. Este es un efecto secundario que normalmente no se toma en cuenta. Mi humor también se ve afectado.

Este-oeste vs. oeste-este

Cuando viajo hacia el oeste no me afecta el jet lag. A pesar de que despierto antes de lo normal, no me molesta. No es raro prepararme un café a las 3 de la mañana, o salir a correr a las cuatro y media.

Durante el día lucho contra las ganas de dormir, pero si me mantengo ocupado y me adapto a las actividades locales, salgo normalmente airoso y el problema queda solucionado en un par de días.

El segundo caso (oeste a este) no es tan fácil. La razón es que paso toda la noche despierto. Al llegar el amanecer me dan ganas de dormir. Ese es el momento más peligroso, ya que si cayera, dormiría todo el día y despertaría en la tarde. El problema entonces se repite durante varios días y afecta las actividades rutinarias.

La decisión de tomar una pequeña siesta en el día o de dormir un rato más puede traer consecuencias indeseables. Se necesita entonces una gran fuerza de voluntad y enfrentar el problema de frente y con valentía.

Nadie me comprende

bicicleta
En los medios de transporte más lentos el jet lag es casi imperceptible.

Algunas veces, cuando comento con otros los problemas que me causa el jet lag, parecen no entender de lo que estoy hablando. Unos ni siquiera han escuchado sobre el tema en su vida. A otros simplemente no les afecta, posiblemente porque tienen la fortuna de no cruzar demasiados husos horarios.

Pero sé que hay gente por ahí que entiende perfectamente mis razones de escribir esto. Espero que las reflexiones que enumero a continuación ayuden, tanto a los que sufren ya de este fenómeno, como a los que lo enfrentarán en el futuro.

10 formas de eliminar el jet lag

Con ánimo de experimentar (tal vez porque no tengo sueño), realicé una lluvia de ideas ofreciendo posibles soluciones. ¿Encontraré un método exitoso para dormir esta noche como bebé?

  1. Forzar los horarios. Ir a la cama en la noche y permanecer despierto durante el día. Poco a poco el cuerpo se adaptará.
  2. Adaptarse antes de realizar el viaje. Ir a la cama y despertar más temprano días antes de realizar el viaje.
  3. No hacer nada. Si no hay obligaciones que cumplir, puede ser más eficiente dejar que el cuerpo se adapte por sí solo.
  4. Reducir las horas de sueño. Ir a la cama cuando dé sueño y poner el despertador temprano en la mañana.
  5. Recorrer las horas de sueño día con día. Efectuar pequeños cambios de horario día con día.
  6. Forzarse a permanecer despierto. Va de la mano con el primer punto. La desventaja es el sueño y mal humor durante el día.
  7. Adaptarse a la rutina del lugar. Siguiendo los horarios y actividades locales, es más fácil permanecer despierto en el día y caer dormido de noche.
  8. Dormir una siesta si resulta imposible aguantar. Se corre el peligro de extender la siesta indefinidamente, pero ayuda si el cansancio es extremo.
  9. Ir bien comido a la cama. Para evitar que el hambre espante al sueño, es recomendable comer bien antes de ir a la cama.
  10. Pegarse a alguien que no sufra el jet lag. Adaptándose a las actividades de alguien que tenga el horario local, se puede apresurar la adaptación.

Conclusión

Después de una mala noche y de una siesta que partió en dos mi tarde, empieza a tomar forma este artículo. Son las ocho y diez de la noche. En un rato lo publico y me voy a la cama. ¿Qué me deparará el destino? ¿Seré exitoso en mi lucha contra el jet lag?

Mundo
Grandes océanos implican el cruce de muchos husos horarios.

. . . Tenía mucha hambre. Pero comer algo implicaría una hora de espera para que empezara el servicio. A esto debía agregar el tiempo que le llevaría cenar y la espera a que se lo retiraran. No aguantaría tanto tiempo sin comer.

Sin embargo, tenía un as bajo la manga. Cuando la cena había terminado, puso la alarma para que vibrara solo unas horas después. Así dormiría lo suficiente para llegar a casa y caer en la cama muerto de sueño.

Cinco horas después, el despertador vibraba. Lo apagó, lo ignoró y siguió durmiendo. Tras la novena hora de sueño, despertó fresco pero sin haber logrado su objetivo: eliminar el jet lag antes de terminar su viaje.

13 comentarios en “
El jet lag y cómo contrarrestarlo

  1. Buen artículo y excelentes fotos. Jet lag es la mejor manera de expresar lo que se siente cuando los cambios de horario son tan grandes. La expresión inglesa es insustituible. Te felicito.

  2. Buenas ideas, en especial el jetlag en nuestro trabajo es duro. Yo trato de mantenerme de pie durante las horas de luz, cueste lo q cueste.

    Saludos

  3. Yo creo que lo peor es el ataque de hambre que te da a las tres de la mañana cuando te despiertas en un cuarto de hotel en una ciudad extraña y empiezas a pensar en chilaquiles.
    Buen consejo: irse bien comido a la cama.
    ¡Suerte con tu jet-lag!

  4. Sí, la disritmia circadiana (je je) es una lata que puede echar a perder un viaje corto, de tres o cuatro días, pero la lluvia de ideas ofrece varias soluciones factibles. ¡Feliz jet lag!
    Como siempre, el artículo es muy bueno al igual que las fotos. Felicitaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *