La constancia como base del éxito

Hoy ha sido un día particularmente pesado. El trabajo fue duro y el ánimo anduvo bajo en algunos momentos. Llegué tarde a casa y tengo poco tiempo para el artículo del martes. Además, estoy bajo los efectos del jetlag. Mi cuerpo me pide descanso. Pero he decidido que voy a escribir. La constancia es muy importante y no quiero quedar mal con los lectores. Por ello, me reporto en esta corta entrada.

No es correcto ponerme en el papel de víctima ya que durante toda la semana supe que debía de preparar algo para el blog y sin embargo no lo hice. En estos momentos estoy pagando las consecuencias. Hace dos semanas comparé mi desidia con la de Felipe, el de Mafalda. Es hora de enfrentar las consecuencias y sacar algo positivo. Debo de aprender la lección. . .

Cosa de suerte… o de constancia

Es difícil notar que la constancia nos trae los resultados más satisfactorios de la vida. Tendemos a pensar que el éxito se logra con buena suerte, habilidad, o simplemente mediante un golpe maestro. No es así:

  • Para que haya suerte, hay que salir a buscarla.
  • La habilidad es el resultado de miles de horas de práctica.
  • Los golpes maestros son consecuencia de la constancia.
tortuga
Lenta pero segura. La constancia la lleva a la longevidad y a la tranquilidad.

La tenacidad y la insistencia nos llevan al éxito*. También nos exponen a los errores. Esto es muy importante. Si no nos equivocamos, no aprendemos. Cada vez que nos levantamos de las caídas, somos más fuertes. Es un proceso de mejora constante.

Resultados a la vista

En mi vida siempre me ha funcionado la paciencia. Las cosas que he logrado no se han dado de la noche a la mañana. Siempre aparece un obstáculo en el horizonte. Todo ha requerido de insistencia. Pero esto le da un buen sabor a la vida. No lo cambiaría por nada.

Esto hace que los cambios sean lentos y casi imperceptibles. Estoy acostumbrado a ello. Las búsquedas que llegan a mi artículo de cómo bajar de peso en 8 meses, son de gente que quiere resultados en dos semanas. Me imagino su decepción al encontrar mi artículo.

Los logros se dan un paso a la vez. Por eso no me importa el tiempo que lleven. Tampoco me impacienta la falta de resultados palpables. Sé que al final todo sale. Tal vez no suena emocionante, pero lo que se logra sí que lo es.

Un toque de necedad

Por supuesto que no todo es color de rosa. Se me dificulta decidir cuándo es bueno ser paciente y cuándo es mejor aceptar la derrota. A veces dedico demasiado tiempo a causas perdidas.

cepillos de dientes.
Unos dientes fuertes y brillantes son también el resultado de la constancia.

Esto me hace necio e insistente. Hay veces en que es mejor dar algunos asuntos por terminados y simplemente dar vuelta a la página para pasar a la siguiente.

Un análisis realista es a veces necesario para eliminar lo que no nos lleva a ninguna parte. Una vez hecho esto, se pueden usar todas las energías y recursos en donde hay más probabilidad de éxito. Es necesario tener prioridades.

La constancia como base del éxito

La perseverancia es un requisito. Nadie logra el éxito de la noche a la mañana. Detrás de las espectaculares historias que nos muestran los medios de comunicación hay años de dedicación y de tenacidad.

Estoy convencido de que quien espera más encontrará más sabor en los frutos de su trabajo y dedicación. La satisfacción de haber recorrido un camino sinuoso pero lleno de experiencias y aprendizajes es grande. Así es como se aprende y se disfruta en la vida.

Conclusión

tortuga transformada
La transformación es lenta pero después de tiempo muy perceptible.

Propongo hacer a un lado la vida rápida. Volvámonos lentos y pacientes. Que la constancia sea la base del éxito. Aprendamos de nuestros errores. Levantémonos después de cada caída. Seamos cada vez más fuertes. Acerquémonos lenta pero seguramente a nuestros objetivos.

Espero no estar dando un mal consejo. A mí me ha funcionado.

. . . En nombre de la constancia he sacado fuerzas de flaqueza para cumplir este difícil martes con el ya tradicional artículo. No hay pretexto. Debí de haberlo escrito a lo largo de la semana y no dejarlo para el último día.

Espero que los amables lectores hayan disfrutado de este corto artículo. Yo he disfrutado al escribirlo. Me alegró el resto del día. Es hora de dormir y de organizarme mejor la semana que viene.

Nota

* “Éxito” es un término ambiguo. Se lo relaciona con el trabajo y el dinero. A veces tiene connotaciones superficiales. La Real Academia de la lengua nos da una definición muy práctica. Sin embargo, para efectos de este artículo, me refiero al cumplimiento de los objetivos individuales de cada quién.

8 comentarios en “
La constancia como base del éxito

  1. Tu artículo me recordó a una teoría que se aplica mucho en el deporte: La de las 10,000 horas.
    Esa teoría sostiene que, para ser un experto en lo que haces, deberás de acumular 10 mil horas de experiencia. Un atleta, un matemático, un físico, un doctor, todos sin excepción, requieren de 10 mil horas de entrenamiento y preparación.
    Así que habrá que calcular cuantas nos faltan….

    Abrazo y descansa!!!

  2. Un verdadero logro haber escrito tan buen artículo dadas las circunstancias. Te felicito. Que un sueño reparador te reanime.

  3. Gracias por regalarnos tu artículo a pesar del mal día que tuviste.
    Es muy difícil ser constante, por eso es que es una gran virtud. Pero como dices, cuando se ven los resultados, la satisfacción es muy grande.
    Creo que sí es importante establecer prioridades y, una vez hecho eso, a vencer la tentación de tirar la toalla.
    ¡Y ahora a descansar!

  4. Desde “la cigarra y la hormiga” y “el que porfía mata venado” hasta los grandes logros en todos los campos del saber humano, hay un factor común: la constancia. Gracias por recordárnoslo con un buen artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *