La importancia de ponerse objetivos

Mi vida ha sido en general desordenada. Así ha sido casi siempre, y así la había establecido, casi por diseño. Siempre había tenido la idea de que las cosas salen solas. A veces habían salido bien pero otras no tanto. Estaba conforme con las cosas como eran, y realmente no me había dado cuenta de la importancia de ponerse objetivos. Así, de manera algo desordenada, pasé mucho tiempo, muy feliz y muy conforme.

No fue sino hasta hace dos años que empecé a cuestionarme algunas cosas que daba por hecho. Llegué a la conclusión de que tal vez algunas de mis suposiciones no eran tan correctas como había pensado. También me cuestioné un poco la forma en la que llevaba mi vida.  Me di cuenta de que era feliz y la disfrutaba mucho, de eso no hay duda. Pero por otro lado me di cuenta de que había que poner un poco de orden. Así disfrutaría la vida por igual, pero lo haría de una forma más simple y eficiente. De esta manera tendría más tiempo de disfrutar, y con más plenitud.

Muy temprano en ese proceso me di cuenta de que para empezar a poner un poco de orden, debía hacer las cosas ordenadamente desde el principio. Para hacer las cosas de manera ordenada, tenía que ponerme metas y objetivos.

La importancia de ponerse objetivos

collage de objetivos
Hay objetivos de varios tamaños y formas

Los objetivos nos dan una base sólida para lograr las metas. Así, sabiendo exactamente qué es lo que queremos, es más fácil lograrlas. En el camino a esas metas no tenemos que pararnos mucho a pensar las cosas, pues ya todo está más o menos establecido. En otras palabras, hemos diseñado un camino que nos llevará a donde queremos llegar.

Ese camino es todavía desconocido, y encontraremos obstáculos sin duda. Pero mientras estemos conscientes de la importancia de ponerse objetivos, estos obstáculos serán más fáciles de librar.

Todo se vuelve entonces parte de todo un sistema. Un gran objetivo se consigue después de haber llegado a una meta. Esta meta se compone a su vez, de pequeños objetivos, fáciles y alcanzables. Lo interesante es que una vez lograda esta meta, se puede llegar a tener una sensación de vacío. De ahí la importancia de tener un gran objetivo. Así, todo el proceso valdrá la pena. Me explico:

Metas vs. Objetivos vs. Nada

Si nos ponemos una meta y nada más, puedo casi asegurar que no lograremos nada. Veremos esa meta como algo imposible e inalcanzable. Tendremos fantasías del día en que finalmente la cumplamos. El proceso a será caótico. Si al final logramos esa meta, nos vamos a sentir incompletos. Ya lo logramos, muy bien…  ¿Y ahora? De ahí la importancia de ponerse objetivos.

Si dividimos la meta en pequeños objetivos, que se logran después de seguir procesos simples y alcanzables, todo va a ser más fácil. Tendremos la sensación de estar en el camino correcto y a su vez eso nos dará satisfacción. Conforme vamos logrando todos los objetivos establecidos, nos vamos acercando cada vez a la meta. El camino se vuelve más entretenido. Cada día tenemos la sensación de lograr algo.

El problema viene cuando finalmente llegamos la meta. Al igual que en proceso desordenado, acabaremos con la misma sensación de vacío, de que falta algo. Tal vez la sensación será peor, ya que el camino para lograr la meta fue muy divertido. Ya conseguimos lo que queríamos. Ya llegamos. ¿Ahora qué?

Les presento al gran objetivo

Ahí radica la importancia de ponerse objetivos. Un gran objetivo llenará a nuestra meta de vida. Le dará continuidad para siempre. Este gran objetivo es el que nos dará gran satisfacción. Le da a la meta una razón para existir.

En resumen, si no hay metas, no hay objetivos. Sin metas ni objetivos, la vida se nos hará hacer aburrida y vacía. Para darle vida a la meta, ésta necesita tener antes pequeños objetivos y estar seguida por un gran objetivo.

La diferencia entre meta y objetivo según Alejandro

Parecería que las palabras “meta” y “objetivo” se pueden usar indistintamente. Según mi entendimiento muy personal hay una gran diferencia entre ambas. La meta es más bien algo estático. El objetivo, en cambio, es dinámico.

futbolito
Gran objetivo: ganar. Meta: meter gol. Pequeños objetivos: las jugadas que llevarán al gol.

La meta debería ser algo más bien temporal, algo que nos fijamos inmediatamente antes de llegar a nuestro gran objetivo. La meta es eso que vemos, que añoramos, a donde queremos llegar. Los pequeños objetivos nos facilitan alcanzar esa meta y harán más interesante todo el proceso.

Como dije antes, la meta es estática y el objetivo es dinámico. Cuando alcanzamos la meta es muy importante tener un gran objetivo, ya que de otra manera el camino será en vano.

Un ejemplo

Cuando decidí que era tiempo de ponerme a correr, me puse como meta correr media hora seguida, sin caminar. Para llegar ahí, puse pequeños objetivos, específicamente, el incremento paulatino en los intervalos entre correr y caminar. Cada vez que cumplía esos pequeños objetivos sentía gran satisfacción:

“esta semana corrí medio minuto más que la anterior”.

Si no me hubiera fijado un gran objetivo, habría un gran problema. Llegar a la meta hubiera sido aburrido, y sin duda hubiera perdido el hábito.

“Ahora ya corro media hora, ya la hice”.

No tan rápido, mi amigo. Por eso hubo un gran objetivo. Cuando lograra correr media hora seguida seguiría incrementando, poco a poco, la distancia y la velocidad.

Y como el objetivo es dinámico, lo puedo cambiar constantemente. Por ejemplo, ahora que corro 10 kilómetros a un ritmo constante, me he impuesto otros ejercicios. En otras palabras, logré la meta hace mucho tiempo. La dejé atrás, pero el gran objetivo sigue, y seguirá. A eso me refiero con la importancia de ponerse objetivos.

Los objetivos se pueden cambiar constantemente

El gran objetivo nos da la flexibilidad de poder actualizarlo y mejorarlo constantemente. Al actualizarlo, automáticamente nos obligamos a poner otras metas, que vendrán, por su parte, con una serie de pequeños objetivos. Esta dinámica hará que el gran objetivo cambie constantemente.

Y si ponemos un poco de planeación en nuestra vida, podemos ponernos varios grandes objetivos al mismo tiempo. Esto nos llevará a buscar nuevas y diversas metas. Para lograrlas necesitaremos miles de pequeños objetivos. Esto nos motivará, nos hará despertar cada día con ganas de hacer algo nuevo y de mejorar.

Lente
Ejem… me refería a otro tipo de objetivos

Conclusión

En los dos últimos años he tratado de ponerle un poco de orden a mi vida. Me he dado cuenta de que la vida sigue siendo divertida y satisfactoria. Antes pensaba que hacer las cosas de manera desordenada ponía más sabor a la vida. Ahora me doy cuenta de que también con sistemas, orden, metas y objetivos, la vida puede ser igual y hasta más divertida que viviendo de manera desordenada.

La importancia de ponerse objetivos radica en que una vez que dividimos las cosas en metas y objetivos, podemos tener más control. Sabiendo qué queremos,  estableciendo pasos dinámicos y flexibles para lograrlo, vamos a encontrar grandes satisfacciones.

Definitivamente el haberme puesto un sistema basado en metas y objetivos ha mejorado mi calidad de vida. Me ha ayudado a bajar de peso y a perder  miedo e inseguridades. No busco la perfección, por supuesto. Siempre habrá desorden. La diferencia es que ahora hay un desorden más interesante, con metas, seguidas de pequeños objetivos, y que nos llevan a grandes objetivos.

20 comentarios en “
La importancia de ponerse objetivos

  1. Poner orden en la vida con tu método, es vital y te ha llevado a mejorar en muchos aspectos. Sigue con tus metas y objetivos que tan buen resultado te han dado. Felicitaciones.

  2. Muy buen artículo, me gustó mucho. Está lleno de lecciones útiles para todos. El ejemplo de las carreras es muy elocuente. Felicitaciones.

  3. Ese gran objetivo del que hablas, es la misión. Es la filosofía de nuestras vidas. De ellas surgen los objetivos y de los objetivos las metas. Cumplir las metas de cada día es divertido y satisfactorio pero al mismo tiempo, como dices, nos va llevando a ese gran objetivo que da forma a la vida. Y si lo combinamos con un poco de la pimienta del desorden, mejor. La vida es buena y productiva al mismo tiempo.

  4. Muy bueno tu blog.
    Siempre te motiva llegar a la meta.
    Y si vas cambiando tus objetivos conforme se vaya avanzando de maneta divertido, se hace menos pesado y mas rapida la llegada. Felicidades

  5. Las metas siempre están en nuestras vidas y algunas son sencillas de llegar pero otras nos cuestan más trabajo y el organizarnos y ponernos objetivos a corto plazo nos hace motivarnos para cumplirlas con satisfacción.
    Felicidades por tus metas ya cumplidas!!

  6. En la hacerlo más fácil para cumplir metas objetivos o más difícil o divertido serio todo está en uno pero todo en conjunto nos produce felicidad
    Por otro lado cuando lo hacías en manera desordenada te producía felicidad yo creo que en tu caso como en el mío la combinación de las dos cosas las puede resultar más fácil la vida
    Felicidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *