El edificio de las finanzas personales

Bajo los efectos de la cafeína todo parecía más atractivo de lo que realmente era. Mi ignorancia de cómo se construye el edificio de las finanzas personales no me ayudaba. Pensaba que ante mí había una buena inversión. Además mi interlocutor era buen vendedor. Estaba yo en desventaja. La historia que cuento a continuación se remonta al año 2010. Hagamos un viaje al pasado.

Estaba en un evento de la guardería de los niños. Ponía atención a las actividades preparadas por los pupilos cuando llegó una llamada de un número desconocido. Cometí el error de contestar. Del otro lado de la línea me ofrecían “servicios financieros”. En el momento no supe decir que no. Pensé que me dejarían en paz pero no fue así. Dejé, poco a poco, que me consiguieran una cita con un “asesor financiero”. El producto ofrecido: una inversión para el retiro.

Frente a aquel café me dejé convencer de invertir mes con mes en un fondo mutual. Siendo para el retiro, no tendría acceso al dinero hasta los 55 años (faltan 10). Además, dada mi ignorancia en el tema, dejé que él decidiera en qué se iba a invertir, con altas comisiones por cada transacción, por supuesto.

A fin de cuentas, él era un asesor financiero y yo un ignorante que no sabía de esas cosas. Mejor dejar que el experto se encargara de esos temas. . .

edificios en el día
Al fin nuestro edificio está completo y se fusiona con el paisaje.

El edificio de las finanzas está listo

Hoy acabamos el edificio de las Finanzas personales según Alejandro que hemos ido construyendo a lo largo de los meses. He tratado de que los artículos sean sencillos, porque el tema es más sencillo de lo que parece. Hoy concluye todo el trabajo pesado y llegamos a la parte divertida: hacer que nuestro dinero trabaje por nosotros creando más dinero.

Solo se necesitan 5 pasos para dar un giro de 180 grados a nuestras finanzas. No es necesario ser rico ni ganar mucho dinero.

A lo largo de la serie manejé los artículos como una analogía. El bienestar financiero es como la construcción de un edificio. Nuestra obra maestra queda lista el día de hoy y estará:

  1. Construida sobre cimientos fuertes: viviendo por debajo de nuestros ingresos.
  2. Bien hecha y libre de grietas: sin deudas.
  3. Con una estructura sólida: gracias a un fondo de emergencia.
  4. Con una fachada atractiva: Ahorrando.
  5. Fuerte, como debe ser el edificio de las finanzas personales: invirtiendo de manera inteligente.

Mitos y leyendas

En el pasado vivía con miedo de perder todo mi dinero. Mejor ponerlo debajo del colchón, o en en una inversión a plazo con una tasa de interés mínima (por debajo de la inflación), pero estable. Los locos que se dicen inversionistas son una bola de especuladores que ayudan al colapso de la economía. Mejor no me arriesgo y me quedo así.

caja registradora
No se trata de alimentar las cajas registradoras. También hay que ahorrar… e invertir.

Además, no sé de esas cosas de dinero. Nunca me interesó la sección de finanzas del periódico. Que los expertos del banco decidan por mí. Tengo una asesora de cuenta. Ella sabe más que yo qué hacer con mi dinero… por algo trabaja en un banco tan importante. Además, cada vez que voy, me trata muy bien y hasta me ofrece café.

Si quiero una mejor tasa de interés debo depositar una cantidad enorme y a plazos larguísimos. De todos modos, nunca tendré tal cantidad de dinero. ¿Qué haría en caso de emergencia sin tener acceso a efectivo? Mejor dejarlo seguro y a la mano.

Lo anterior solo pone trabas en la construcción del edificio de las finanzas personales. Son solo mitos: frases paralizantes basadas en miedos injustificados.

 

¿Pero qué pasa si lo pierdo todo?

Es imposible predecir el futuro. Es posible, de hecho, perder todo. Lo único que queda es basar nuestras decisiones en la información que tenemos hasta el momento. También se puede comprar protección. ¿Cómo?: invirtiendo de una manera inteligente y diversificada. No es bueno poner todos los huevos en una sola canasta.

El riesgo está siempre presente y no queda más que aceptarlo. Las matemáticas nunca mienten: a mayor riesgo, mayor beneficio y viceversa. Por ello, para poder ganar y disfrutar de lo obtenido, es necesario buscar un equilibrio entre riesgo y beneficio de acuerdo con la tolerancia de cada quién.

Sí, hay gente que lo pierde todo. Pero eso pasa normalmente por invertir en instrumentos financieros complejos y de muy alto riesgo. No es malo si se hace en un porcentaje pequeño, exponiéndose a las ganancias y protegiéndose de las pérdidas. La construcción de las finanzas personales es muy sencilla y no necesita de tales recursos. Los bitcoins están completamente fuera de este artículo también.

El edificio de las finanzas a veces se contrae. Esto puede ser una oportunidad o una calamidad. La situación es completamente diferente si esto sucede a los 20 años de edad o un día antes del retiro. Aún así, lo segundo puede no ser tan negativo si lo vemos desde otro punto de vista:

La mala fortuna de Pedro

Pedro leyó el Blog de Alejandro, siguió los cinco pasos para construir el edificio de las finanzas. Sabía que esto crearía una pequeña fortuna a lo largo de los años. Durante su vida vio altas y bajas. Las caídas lo alegraban porque podía comprar acciones baratas. Pero ahora quiere que todo esté estable ya que está a punto de jubilarse.

El universo le tiene una sorpresa: un evento catastrófico en el mundo crea una crisis financiera. Las bolsas del mundo pierden 50% de su valor.

Ahora se tendrá que retirar con la mitad de lo que esperaba. Está triste, pero se tranquiliza después de hacer cuentas. A pesar de lo perdido, tiene más dinero ahora que si lo hubiera dejado abajo del colchón durante tantos años. Esto gracias a la magia del interés compuesto. Deberá ajustar sus gastos pero estará bien. Tiene dónde vivir y sus inversiones le proporcionan un ingreso pasivo aparte de su pensión.

Pablo no tiene esos problemas

ferrari de juguete
Mejor ahorro e invierto

Pablo, en cambio, no leyó el blog y nunca se le ocurrió ahorrar. Vivió siempre al día. Disfrutó de autos último modelo y compró a crédito una casa, por la que pagó cuatro veces su valor a lo largo de los años. Él también está a punto de jubilarse. Se siente mal por la mala suerte de su amigo Pedro que acaba de perder el 50% de su fortuna. “Por eso yo preferí vivir la vida al máximo“, decía Pablo. “El dinero no te lo llevas a la tumba”.

Si Pablo enfrenta problemas financieros puede vender su casa y su coche, comprado en la agencia hace 10 años. La casa se apreció en un 100% sobre el precio original y el coche se depreció en un 70%. Vendiendo la casa perdería el 50% de su inversión (recordemos que pagó cuatro veces su valor) y tendrá que buscar dónde vivir. El coche le dará un 30%. Su único ingreso es el de la pensión.

Moraleja

El que pierde el 50% de todos los ahorros de su vida está 100% mejor que el que no ahorró nunca y no perdió nada.

El edificio de las finanzas personales

El material requerido para terminar el edificio de las finanzas personales es muy sencillo. Las formas de inversión necesarias no tienen gran ciencia. Y lo mejor es que son de bajo mantenimiento: no se necesita más de unos minutos al mes para ponerlo todo en orden.

En mi opinión, el edificio de las finanzas personales puede completarse exitosamente con los siguientes tipos de inversión:

Bienes raíces

condominio
La inversiones de bienes raíces no necesariamente deben consistir en condominios en la playa.

Este es el método que nos puede quitar más tiempo. Comprar una propiedad requiere bastante trabajo de investigación. Venderla no es fácil. Si se renta, hay que conseguir inquilinos. El Universo mencionado anteriormente creará problemas de mantenimiento a altas horas de la madrugada. Si los ocupantes no son los más decentes, seguramente dejarán un lío.

Dicho lo anterior, la mayor parte del tiempo la propiedad estará ocupada. Las rentas se convertirán en una forma de ingreso pasivo. Los problemas de mantenimiento se pueden solucionar contratando a una compañía que se encargue de eso. Los inquilinos problemáticos se asustan con un buen contrato de renta. Si el inmueble se aprecia considerablemente, lo podemos vender, llevándonos una buena ganancia como premio.

Bonos corporativos o de gobierno

Esta es una forma de inversión muy estable. Cuando los gobiernos o empresas adquieren deudas, emiten bonos pagaderos a cierto plazo, por ejemplo 20 años. Durante este período, pagan el interés dos veces al año. Esto se puede convertir en un pequeño sueldo. Si tenemos trabajo, se puede re-invertir. Los intereses generan más intereses.

Al finalizar el plazo (maduración), se nos regresa la inversión inicial. La buena noticia es que no hay que esperar 20 años. Hay un mercado de bonos donde es posible comprar y vender antes de la fecha de maduración. El valor del bono cambia su valor de acuerdo a la oferta y la demanda, lo que crea la posibilidad de venderlos con una ganancia.

Los bonos son esenciales en la construcción del edificio de las finanzas personales. Si lo que se busca es estabilidad, es importante adquirir bonos con certificación alta, aunque estos dan un interés bajo. Un porcentaje de nuestro dinero en bonos ayuda a protegernos contra crisis en el mercado de valores o de bienes raíces.

Pedro nos tenía un secreto. El 30% de sus ahorros estaba invertido en bonos. Cuando la crisis le pegó y perdió el 50% de sus acciones de la bolsa, sus bonos quedaron intactos. El interés que recibe es como un sueldo. La diferencia es que no trabaja para recibirlo.

Acciones de la bolsa

Al comprar acciones de una empresa adquirimos un pequeño pedazo de esa compañía. Esto nos da derecho a participar en la elección de la mesa directiva si así deseamos. Las empresas que tienen buen flujo de efectivo (las que buscamos, por supuesto), dan dividendos a sus inversionistas de manera regular. Estos son independientes del precio de la acción.

Si la empresa crece, nuestra inversión crece. Cuando reduce su tamaño, nuestro dinero se reduce. Si se va a la quiebra, lo perdemos todo. Para evitar esto es necesario adquirir un portafolio diversificado (los huevos en varias canastas) para que la quiebra de una empresa no constituya un golpe muy fuerte para nuestros ahorros.

descuento navideño
¿A quién no le gusta hacer compras cuando hay rebajas?

Las empresas a veces se ven envueltas en escándalos, accidentes o situaciones que afectan su prestigio temporalmente. Muchos inversionistas hacen ventas de pánico, lo que hace que el precio de la acción baje. Si la compañía es sólida, el precio regresará a la normalidad cuando la prensa se olvide del asunto.

Este período representa una excelente oportunidad de compra. ¿Han ido a un centro comercial donde todas las tiendas están en oferta? Esto es lo que está pasando en la situación anterior. ¿A quién no le gustan las gangas? La combinación de comprar barato y guardar al largo plazo es explosiva.

Índices y ETFs

Para el que no tenga interés en analizar las finanzas de las empresas, existen los fondos de inversión basados en índices y los ETFs *.

Hay fondos de inversión con comisiones tan bajas como 0.04%. Se pueden comprar fácilmente vía asesores financieros de bajo costo, en línea. Estos ofrecen diferentes fondos. Los más populares son los que siguen el comportamiento de los índices de bolsas de valores, tales como el ISP de México o el SP 500 de Estados Unidos.

Los ETF son como los fondos de inversión, pero se venden en la bolsa de valores como acciones. Su comportamiento es el mismo. Estos fondos compran acciones en las empresas que son parte del índice que emulan. Cuando a una compañía le va mal, simplemente es eliminada y otra nueva es aceptada.

Ambas opciones nos ofrecen la oportunidad de crear un portafolio diversificado con muy poco esfuerzo. También tienen la ventaja de que se pueden comprar con muy poco dinero y su disponibilidad es inmediata. Todo esto ayuda a construir el edificio de las finanzas personales sin perder mucho tiempo ni dinero en comisiones.

calendario
Mes con mes se construye el edificio de las finanzas personales.

Conclusión

Es más sencillo de lo que parece. En realidad nos tenemos muy poca confianza al pensar que se necesita un “experto” para cuidar nuestro dinero, ganado con tanto esfuerzo. Nadie lo va a cuidar como nosotros mismos.

El artículo fue largo y puede que sea confuso. La buena noticia, estimado lector, es que todo se puede resumir en lo siguiente:

  1. Abre una cuenta con un asesor financiero de bajo costo, en línea.
  2. Transfiere un porcentaje de tus ahorros mensuales a esa cuenta.
  3. Adquiere un portafolio diverso de ETFs que emulen índices de países desarrollados, países en vías de desarrollo y fondos de inversión de bienes raíces (REIT). Repite cada mes
  4. Usa lo restante para comprar bonos de gobiernos o empresas de alta certificación.
  5. Si tu ingreso es bueno, adquiere una o más propiedades para rentar.
  6. Regresa al paso número 3 para re-invertir las rentas, intereses y dividendos obtenidos en los pasos 3, 4 y 5.
  7. Disfruta mientras tu dinero crea más dinero en lo que duermes.

. . . Por dejar al experto encargarse de esos temas ahora tengo una inversión que no puedo tocar hasta el año 2027. Lo peor es que sigo depositando una pequeña cantidad ahí cada mes. Cuando llegue el día, el edificio de las finanzas personales será lo suficientemente grande (espero) para que me permita a mí mismo perdonarme mis errores del pasado. Echando a perder se aprende.

Notas

* ETF, por sus siglas en inglés: Exchange Traded Fund (Fondo de Inversión Cotizado)

Mis consejos están basados en lo que me ha funcionado, o en lo que pienso que va a funcionar. En ningún caso sustituyen la asesoría financiera proporcionada por profesionales. Si seguir mis consejos lleva a pérdidas, no es mi culpa. Si lleva a ganancias, es gracias a mí, por supuesto. (Ver aviso legal.)

8 comentarios en “
El edificio de las finanzas personales

  1. Muy interesante el artículo… Mi única experiencia en inversiones en bolsa se dió un día que puse una cantidad no muy grande (como 2 mil usd), y al cabo de tres años se me ocurrió revisar mi saldo y… pues mi saldo era de 1,800 USD… ahí se me acabó mi afición como inversionista. ¿Que pasó? Pues no se… lo malo de no tener un asesor financiero de bajo costo – o de alto costo aunque sea – a la mano.

    Saludos!!

    1. ¡Gracias!
      Hay que tener paciencia y hacer un pequeño análisis de en qué se va a invertir. A lo que me refiero con asesor financiero de bajo costo es a un sitio de internet que ofrece servicios de bolsa.
      Ahora, como ya lees el blog, tus próximas inversiones van a ser un éxito.
      🙂

  2. Como siempre, muy buen artículo, aunque te confieso que el tema de las finanzas es algo complicado para mí pero tus consejos son acertados y bastante claros. Te felicito.

  3. Nos diste todo un curso de finanzas a lo largo de esta serie. Con tu artículo de hoy cierras con broche de oro.
    ¡Felicidades!

  4. Gran tema éste de las finanzas personales y todos sus vericuetos. Te agradezco los consejos que son muy claros hasta para gente como yo. Seguirlos sólo puede llevar a buen término nuestros dineros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *