El tiempo es oro: hay que aprovecharlo

Ayer desperté antes que el resto de la familia. El tiempo es oro, y ese pequeño período antes del bullicio matutino me da una pequeña ventaja que aprovecho para planear el día. Tomé un recibo de cafetería. Al reverso, escribí los pasos a seguir para enfrentar una emergencia que surgió la semana pasada y que no había atacado con la debida prontitud.

Reloj de juguete
Esa arena verde es, en realidad, oro en polvo

La víctima de dicha emergencia fue el sitio del pequeño negocio de hospedaje en línea que manejo. Hoy no incluyo enlace como en otras ocasiones, por pura vergüenza. Lo que era un sitio anticuado pero eficiente y agradable, con tienda en línea, es hoy una página incompleta. Un absoluto desastre.

Debido a una serie de eventos desafortunados, errores y malas decisiones de mi parte, dicho sitio se perdió por completo. La cantidad de respaldos y capas de protección no evitaron que pasara lo supuestamente imposible *. Fue na especie de Titanic cibernético a minúscula escala. La fachada de un proyecto de casi ocho años desapareció del ciberespacio.

Tras restablecer el correo electrónico (prioritario, a pesar de contar con una dirección de emergencia), el día de ayer hice una lista con los pasos necesarios para crear un nuevo sitio, desde cero. Sería fácil y llevaría unas cuantas horas:

  1. Instalar el servidor y la base de datos.
  2. Obtener el certificado SSL para sitio seguro (https).
  3. Crear un sitio moderno y con contenido básico (partir de ahí para perfeccionar).
  4. Agregar una tienda en línea para normalizar el proceso de venta.
  5. Usar el tiempo sobrante para escribir el blog, con un día de anticipación. . .

El tiempo es relativo…

El tema del tiempo me interesa mucho. Últimamente siento que me obsesiona. El blog es víctima de esta obsesión. He escrito sobre lo inevitable de su paso. También sobre el futuro y el presente. Lo he mencionado en diferentes entradas sin relación aparente con el tema tratado.

Si pudiera resumir todo lo que escrito sobre el tema en cuatro palabras, sería: “el tiempo es oro”. Si quisiera profundizar, agregaría 3 palabras más: “también es relativo”. Ambos conceptos se retroalimentan.

Desgraciadamente, la relatividad no es controlable. Si fuera posible hacer que pase más lentamente para aprovecharlo, sería maravilloso, pero no es así. Él decide su qué tan relativo es, no nosotros.

En las etapas tempranas de la vida, el tiempo pasa lentamente. Conforme crecemos, empieza a acelerarse. Cuando era niño, un año escolar tardaba algo así como siglos. Hoy, parece que lleva solo unos minutos. Parece mentira, pero ya es febrero.

macchiatto
El tiempo que lleva tomar un delicioso macchiatto es sumamente valioso para el autor.

Y no se puede detener

El tiempo es oro porque su disponibilidad es limitada. No lo podemos estirar. Las actividades llevan una cantidad específica de tiempo. Es imposible agregar tareas donde no caben. Pero hay al menos tres estrategias para usarlo usarlo de manera inteligente:

Planeación

En las mañanas, si despierto temprano, aprovecho la paz del momento para hacer una lista de cosas que hacer en el día. Sé que debería de hacerlo diario, pero confieso que no es así.

Esta diferencia entre lo que hago y lo que debería de hacer ha servido como un experimento interesante. Los días en los que hago una lista son marcadamente más productivos y satisfactorios que los días sin lista.

La sensación de trazar una paloma junto a la tarea completada me alegra. No importa si fue algo sencillo. Por ello, incluyo todo tipo de objetivos, sin importar qué tan insignificantes sean.

Prioridades

Calendario azteca
Los Aztecas sí que sabían representarlo.

El tiempo es oro y no todos los puntos en una lista nacen iguales. Hay unos que son más importantes. Hay otros más sencillos. También están los que llevan solo unos segundos.

Podría pensarse que hay que completar lo más importante primero, pero no es siempre el caso. A veces conviene hacer primero lo rápido y sencillo y después concentrarse en lo importante. Lo ideal es que esos pequeños pasos sean parte de un plan maestro, aunque no siempre es posible.

Eliminación

El comentario de Laura en mi artículo sobre proyectos me inspiró a escribir la entrada de hoy:

Hay proyectos que consumen demasiado y dejan poco y, a lo mejor, lo más sensato, es dejarlos.

Muy cierto. El tiempo es oro y la mejor manera de aprovecharlo es no dejarlo ir innecesariamente. A veces es necesario hacer eso que a todos nos cuesta mucho trabajo pero que a veces nos evita grandes contratiempos: saber decir que no.

Otra estrategia interesante para eliminar proyectos y tareas innecesarios es la regla 5-25 que consiste en lo siguiente:

  1. Escribe las 25 cosas más importantes que quieres lograr en la vida.
  2. Analiza la lista a conciencia y marca las 5 más importantes.
  3. Evita a toda costa las 20 restantes. Nada más te distraen.

La técnica anterior sirve para las metas supremas de la vida. Pero: ¿Qué hay de las actividades diarias? Para éstas, la solución es una “lista de qué no hacer en el día“. Una contra-lista que es igual de importante que la de cosas que hacer.

El tiempo es oro

Los seres humanos somos demasiado optimistas en lo referente al tiempo. Gente muy inteligente y preparada como ingenieros y administradores y que dedican su vida a planear, hacen cálculos erróneos constantemente. Las posibles eventualidades son tan variadas que es imposible preverlas.

Un ejemplo es la Ópera de Sídney. En diciembre de 1958 se inició su construcción. La inauguración se esperaba en 1963. El presupuesto, 7 millones de dólares australianos. Catorce años y 102 millones de dólares después, abrió sus puertas el  icono de aquella ciudad.

¿Hay esperanza para el resto de nosotros que no somos expertos en planeación? Creo que sí y para ello propongo un plan sencillo:

  • No predecir el futuro.
  • Entender que el tiempo es oro y aprovecharlo.
  • Planear qué hacer y qué no hacer día con día.
  • Evitar actividades inútiles que nos hacen perder nuestro valioso tiempo.
  • Aprender a decir que no.
  • Hacer una lista de las 25 metas que queremos lograr en la vida y eliminar 20.
  • Aprovechar y agradecer cada minuto que vivimos.
Libros desordenados
La lectura ha sido una de mis mejores inversiones en mi vida… y no solo de tiempo.

Conclusión

El tiempo transcurre en una dirección y no se puede recuperar. Contamos con una cantidad limitada de él, y hay que dar lo mejor de nosotros para aprovecharlo.

. . . Las cosas, obviamente, no salieron como se esperaba:

  1. La instalación del servidor tomó más tiempo de lo esperado.
  2. La obtención del certificado https, que lleva normalmente unos cuantos segundos me llevó el resto del día gracias a un error de dedo.
  3. El sitio moderno y con contenido básico quedó incompleto.
  4. ¿Agregar una tienda en línea? Tal vez mañana, si hay tiempo de mejorar el sitio.
  5. Escribir el artículo del blog… Son las nueve de la noche y apenas estoy terminando el borrador. La edición, corrección de estilo, selección de imágenes **, y publicación debe llevar solo unos cuantos minutos.

Sigue soñando, Alejandro…

Nota:

* Solo se perdió el sitio. Los servicios a los clientes operan normalmente y sin interrupción, gracias a otras capas de protección.

** Edición: 22:46, fotos: 23:18.

6 comentarios en “
El tiempo es oro: hay que aprovecharlo

  1. Oro puro. Y tienes razón, a medida que pasan los años el tiempo parece que tiene prisa. Tú eres joven pero tu percepción es que pasa más rápido que cuando eras niño o adolescente. Qué diré yo, a mis años: vuela. Te felicito. Muy buen artículo.

  2. Me gustó la idea de la lista de cosas que hay que hacer. Aunque esto es una práctica común en algunos empleos, su aplicación a las actividades que se desarrollan fuera del ámbito laboral es muy importante, pues es una aplicación real de la máxima “El tiempo es oro”. Ésta, no por tener siglos de existencia deja de ser cierta. Felicitaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *