La magia del interés compuesto

No entendía qué podía tener de positivo la destrucción de un juguete que llevaba mucho tiempo en mi cuarto. Para colmo, se suponía que debía estar contento. Mi mamá me trataba de explicar pero yo no entendía. A mis escasos cuatro años de edad, el milagro del ahorro y la magia del interés compuesto eran conceptos completamente ajenos a mí.

No era tanto un juguete sino un adorno que había estado, allí, impasible, en un mueble de mi cuarto. Sin duda me gustaban más los juguetes de acción. Sin embargo, me había encariñado con este. Pero en unos segundos sería víctima del despiadado vandalismo materno.

Globo
Como un globo, el interés compuesto hace que nuestro dinero se infle

Los detalles son difusos gracias al paso del tiempo. Puede que esté dando un toque de romanticismo a la historia porque: ¿a qué niño de cuatro años no le atrae el prospecto de la destrucción?

Dos de los más asiduos lectores del blog, que comentan religiosamente en cada una de las entradas, deben de tener mejor memoria de los hechos. Si es así, les solicito que den su versión de los hechos en la sección de comentarios del artículo. Tal vez me ayuden a refrescar la memoria.

Lo que sin duda recuerdo, es a mi mamá, con una sonrisa de oreja a oreja, levantando dicho juguete. Tenía las manos lo más alto posible. Imperturbable, abrió las manos y dejó caer el objeto. Este se aceleró en su corto trayecto hacia el piso. Presencié los últimos segundos de integridad de una bella obra artesanal. Cuando llegó al suelo, la destrucción fue inmediata. . .

El gran aliado financiero

En dos ocasiones anteriores, hice uso de algo erróneamente atribuido a alguien famoso. El día de hoy no será la excepción. Tomo prestada una frase que la leyenda urbana otorga a Albert Einstein. No es así, pero esto no la hace menos importante o poderosa:

‘El interés compuesto es la fuerza más poderosa del Universo.’

No importa la legitimidad de la autoría de algunas frases y poemas. Si el mensaje es positivo, por qué no usarlas. Por ello, hoy tomo prestada la afirmación como tema central de esta entrada, parte de la serie “Finanzas personales según Alejandro“.

La magia del interés compuesto es poderosa. Convierte una modesta suma de dinero en un motor de independencia, libertad y tranquilidad en un período realista.

Las matemáticas son simples…

¿Por qué es la fuerza más poderosa del universo?. La respuesta es más sencilla de lo que parece:

  • El dinero ahorrado se re-invierte.
  • Los intereses generados también se re-invierten.
  • Estos intereses generan intereses que crecen de manera exponencial.
  • Repitiendo este proceso durante años, se genera una cantidad considerable de dinero .

Los cuatro puntos de arriba describen la magia del interés compuesto.

Digamos que invierto 1,000 pesos con una tasa de interés del 5% anual. Al terminar el año, tendré 1,050. No suena muy atractivo, ¿verdad?. El siguiente año tendré 1,102.50 y el tercero 1,157.63. Estos mil pesos, 20 años después, se habrán convertido en $2,653.30. En cuarenta años contaremos con $7,039.99. Nada mal.

monedas
Sin darnos cuenta, se acumula. Solo se necesita paciencia.

… Pero abstractas

Es más fácil entender un ejemplo contando una historia que compartiendo una serie de números:

Pedro y Pablo nacieron el mismo año. Se conocieron en la Universidad cuando estudiaban ingeniería. Se graduaron y recibieron su título al mismo tiempo.

A sus 20 años, todavía en la Universidad, Pablo encontró un trabajo atractivo y estable. No dudó en recomendar a sus jefes a su gran amigo Pedro, quien también fue contratado, en el mismo puesto. La progresión de la carrera de ambos fue idéntica, así como su sueldo y prestaciones.

Los dos leyeron el Blog de Alejandro. Pero a Pablo se le pasó el artículo de cómo invertir. Por eso, nunca vivió en primera persona la magia del interés compuesto.

Al cumplir 60 años, ambos tenían la intención de jubilarse. Los dos vivieron por debajo de sus recursos, libres de deudas y con un colchón de emergencia. Veamos su situación económica después de haber ahorrado 200 dólares* al mes durante cuarenta años.

El resultado

Pablo: ahorró 200 dólares al mes, que simplemente los depositó en una cuenta bancaria sin intereses (o debajo del colchón, que es lo mismo) . El día en que cumplió 60 vio su estado de cuenta: 96,000 dólares. No suena mal, pero: ¿será suficiente para los inevitables imprevistos del futuro?

Pedro: También ahorró 200 dólares al mes, pero los invirtió en un portafolio diverso que le dio, en promedio, con altas y bajas, un 7% anual **. ¿Cuánto encontró en su sexagésimo aniversario?: $497,103.29. Esta, queridos lectores, es la magia del interés compuesto.

¿Qué le pasó a Pedro?

Después de haber vivido una vida normal, dándose algunos lujos y en un típico estilo de clase media, Pedro terminó con medio millón de dólares. Analicemos lo interesante de su situación:

  1. Podría vivir hasta los 100 años con 1,065 dólares al mes, o con 1,380 hasta los 90. Esto si nada más gastara el dinero.
  2. Si en lugar de gastar lo re-invierte de manera conservadora, a un 3% anual, puede vivir con 1,225 dólares al mes, indefinidamente, sin tocar el capital.
  3. Sus inversiones generaron $401,103.29 de intereses.
  4. El ingreso mensual por intereses el día de su jubilación es de $2,794.89.
  5. Si no toca su capital y lo mantiene invertido con la misma tasa del 7%, al cumplir 90 años, tendrá $3,784,077.
  6. Si se hubiera apretado el cinturón y hubiera ahorrado mil dólares al mes, habría llegado a los 40 años con más de medio millón de dólares (510,406.06) y a los 60 con casi dos millones y medio (2,485,516.46).
  7. Es posible ser millonario ahorrando 200 dólares al mes.

La magia del interés compuesto

monedas y calculadora
Gracias a un poco de matemáticas el dinero crece

Hace unos años me puse a jugar con una calculadora de interés compuesto. Resultó un juego adictivo. Me abrió los ojos. Vi que no se necesita un gran trabajo con un sueldo exorbitante para lograr una situación económica sumamente estable y cómoda en un período de 20 años.

Tampoco es necesario ser un genio de las finanzas. Un portafolio balanceado que incluya acciones, índices, bonos y bienes raíces es de fácil acceso y mantenimiento+. No requiere más que unas horas al mes para obtener buenos resultados.

No todos tenemos 20 años. Y el tiempo apremia. A mí me llevó muchos años entender la magia del interés compuesto. Mis resultados no son radicales como los de alguien que empezó a temprana edad. Sin embargo, como he parafraseado antes, el mejor momento para plantar un árbol fue hace 20 años. El segundo mejor momento es ahora mismo. Nunca es tarde.

Conclusión

La magia del interés compuesto puede cambiar radicalmente la vida. No hablo de acumular dinero nada más porque sí. Hablo de independencia, tranquilidad y libertad. De hacer lo que de verdad nos gusta sin miedos ni presiones externas. De estar preparados para emergencias y eventualidades.

Imaginemos la vida al revés de la norma: en lugar de empezar en la base de la montaña dispuestos a subir, estamos en la cumbre, a punto de bajar. Compactemos un poco de nieve con la mano. Vamos a dejarla caer y a olvidarnos de su existencia. Al llegar abajo, encontraremos una gigantesca bola de nieve miles de veces más grande.

. . . Me disponía a llorar cuando, entre los escombros divisé monedas y billetes. Entonces entendí todo. Contamos todo el dinero que había entrado, poco a poco, en el cerdito de barro durante tan largo período (al menos desde la perspectiva de un niño). Era mucho.

Ese día me di cuenta de que las finanzas personales requieren de una buena dosis de paciencia. La alcancía debe permanecer en el mueble mucho tiempo para que se vean los resultados. Si bien de esta manera no se generan intereses, el evento dejó una profunda huella. Desgraciadamente, tardé años en ponerlo en práctica.

Notas:

tablas
Una sobre otra se irán acumulando

Peligro: la magia del interés compuesto es tan poderosa cuando ahorramos como cuando nos endeudamos. Las deudas crecen siguiendo las mismas leyes matemáticas. Por eso siempre he sido de la idea de vivir libre de deudas.

* Doy los ejemplos en dólares debido a la volatilidad del peso mexicano. Además, soy de la opinión de que se deben buscar divisas estables para invertir de manera eficiente.

** Decidí usar una tasa del 7 por ciento anual que, en promedio, la han generado índices tales como el S&P500. Con una tasa del 5%, Pedro hubiera terminado con la nada despreciable cantidad de 297,712.92.

+ Administrar bienes raíces requiere más de tiempo que otro tipo de inversiones. Sin embargo, se pueden contratar los servicios de un representante que se encargue de las tareas administrativas y de mantenimiento.

9 comentarios en “
La magia del interés compuesto

  1. Muy ameno y claro tu artículo de hoy. Creo que recuerdas perfectamente el suceso de cuando tenías 4 años, aunque te quedó una imagen algo siniestra de la persona que rompió el cochinito jeje. Te felicito.

  2. Muy buenos ejemplos para ilustrar lo que es el interés compuesto, me sacaron de mi ignorancia.
    Lo malo de las monedas débiles es que la inflación se come a los intereses, los bancos dan un 5% de interés anual (en el mejor caso), pero la inflación anda por el 7%. Creo que en ese caso conviene más comprar inteligentemente cosas, bienes, etcétera.
    Felicitaciones. ¿De dónde son las monedas de las fotos?

    1. Es necesario invertir con un interés mayor al de la inflación. Un depósito a plazo fijo en un banco es casi como dejar el dinero abajo del colchón.
      El índice IPC de la Bolsa Mexicana de Valores ha dado en general buenos resultados históricamente.
      Las monedas se han juntado a lo largo de los años. Sin de varios lados. Puedo ver por ahí una de Japón y otra de Suecia.
      ¡Gracias!

  3. Una manera divertida de exponer un tema árido pero importante. Como dices, no se trata de acumular, pero cuidando lo que tenemos, podemos conseguir libertad e independencia y eso es lo más valioso que podemos tener.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *